pedro almodovar dolorygloria new york film festivalEl Oscarizado director manchego Pedro Almodóvar dejó al descubierto sus sentimientos y proyectos a futuro en declaraciones previas al estreno de su última película 'Dolor y Gloria' en el Festival de Cine de Nueva York.

"Sospecho que podría haber algo en la película que parece que me estoy despidiendo", dijo Almodóvar acompañado de una suave risa. “Eh, espero que no. No se lo que sucederá mañana, pero no, quiero seguir haciendo películas ".

De hecho, el cineasta indicó que tiene planes ambiciosos para dirigir su primer largometraje en inglés, con un guión casi completo adaptado de "cinco cuentos cortos de un escritor estadounidense" a una historia que tiene lugar en Texas, Oakland y México. También está contemplando dos obras más cortas, una pieza de una hora y otra que calculó en 20 minutos, que espera completar antes de filmar la cinta el próximo año.

"Estas piezas más cortas en las que estoy trabajando son muy diferentes en tono y temática a mi última película", dijo. "De alguna manera, siento que en este momento estoy comenzando un nuevo ciclo, tal vez incluso un ciclo más atrevido que en el pasado.Veremos que pasa."

No hace falta decir que 'Dolor y Gloria' es el filme más satisfactorio de Almodóvar en años, es la primera en dejar a un lado los cambios melodramáticos elegantes en favor de un enfoque más íntimo que invita a los espectadores a su mundo. Él sabe que ha tardado mucho en llegar.  

"En esta película en particular, me doy cuenta de que quizas he podido llegar al espectador de una manera más directa que en mis películas anteriores", dijo. "La reacción podría ser que haré otra película que tenga el mismo sabor, pero mi reacción natural personal es hacer lo contrario".

Todo lo expuesto, tiene un anillo de familiaridad. Desde que saltó a la fama a finales de los años 80 y principios de los 90, pasando del malvado thriller cómico "Matador" a la emotiva nominada al Oscar "Mujer al borde de un ataque de nervios" y la retorcida comedia romántica '¡Átame!', Almodóvar ha mantenido al público comprometido a través de la imprevisibilidad. Sus películas se mueven a través de tramas histriónicas, a menudo escandalosas, incluso mientras permanecen basadas en personajes vulnerables que luchan con desafíos íntimos. La marca Almodóvar es a la vez intangible y precisa: exuberante, sexy y llena de todo tipo de conflictos. Es así como su última producción explora el costo de una narración tan vívida en una sola mente cansada del mundo.

Luego de algunos años, Almodóvar regresó a Cannes con "Dolor y Gloria" en competencia, recibiendo sus mejores críticas en años. No anotó la Palma de Oro, pero Banderas se llevó el trofeo de Mejor Actor, y Sony Pictures Classics ya está acelerando sus motores para una campaña agresiva de la temporada de premios que incluye retrospectivas nacionales para recordar a la audiencia los enormes logros del autor.

Finlamnete, al margen de la entrevista el actor y protagonista de la cinta Antonio Banderas declaró: "Me ha permitido de forma metafórica de alguna manera matar al Antonio Banderas que se conocía, más romántico, más épico, más atlético si quieres. Para eso han tenido que pasar muchas cosas, algunas a nivel personal", aclaraba, quien hace dos años sufrió un ataque al corazón, algo que ha dicho públicamente le cambió la vida.

Al margen de los galardones, el español señala que está "contento" con el trabajo desempeñado en "Dolor y gloria", sobre todo porque Almodóvar, en quien está inspirado el personaje que interpreta, también ha quedado satisfecho.

"Él no es solo mi director en esta ocasión, es el personaje que interpreto, por lo tanto si el personaje está contento de cómo ha sido representado en la pantalla, yo también lo estoy"

 

Comparte
hablandodecine.com